“La mujer del faro”, de Ann Rosman.

De casualidad llegó a mis manos esta estupenda novela policíaca, la primera de una saga que promete más intriga y emociones. La protagonista, como suele ocurrir, es la joven agente de policía que investiga el crimen, a saber, Karin Adler. El libro comienza con la aparición de un cuerpo emparedado en la despensa del faro de Pater Noster, en el islote de Hamneskär (Suecia). Para resolver el crimen Karin tendrá que indagar en sucesos ocurridos más de 40 años atrás, cuando el faro estaba habitado por el farero y su familia, protagonistas importantes en la historia. La investigación se mezcla con la vida personal de la policía, quien se recupera de una ruptura sentimental haciendo lo que más le apasiona en la vida desde que era niña: navegar en su barco de vela, recorrer la costa de Suecia, rodear sus islotes al amparo de los faros que la guían… constantemente la autora nos cuenta las travesías que Karin realiza con su velero, lo cual para mí tuvo mucho encanto. El libro además comienza con una preciosa cita de la famosa escritora danesa Karen Blixen, más conocida como Isak Dinesen:

“El remedio contra todo mal es el agua salada: sudor, lágrimas ó el mar.”

Lo peor fue perderme con los nombres suecos (tuve que volver a repasar el libro para anotarlos); también me lié un poco con la historia del faro, así que la consulté en la Wikipedia para entenderla mejor; y finalmente me confundía unos pueblos con otros, tenía la sensación de que la mayoría se llamaban igual, así que acabé por buscarlos y anotarlos en un mapa (a veces soy un poco maniática con algunas cosas).

También se menciona con frecuencia en la novela el faro de Vinga, famoso en su país porque allí creció el artista local Evert Taube, a quien se nombra asiduamente ya que las letras de sus poemas y canciones tienen también importancia en la trama.

El faro de Pater Noster, que existe realmente, es del año 1868, pero en 1977 se desactivó en favor del faro de Hätteberget. Entonces la torre empezó a oxidarse hasta que, gracias a diversas donaciones, comenzó a restaurarse en 2002. Para ello ¡lo trasladaron de una pieza! a la ciudad de Uddevalla primero y a la de Gotemburgo después. En el enlace de la Wikipedia aparece una foto de su viaje, muy muy curiosa. Tras cinco años de trabajos, el faro pudo volver a la islita de Hamneskär, donde fue reactivado.

Ha sido una historia sobre la cual me encantó investigar, y que además me llevó a descubrir la aventura extraordinaria de un escritor sueco, Bengt Gustav George Garsell, quien publicó un libro describiendo los faros de Galicia y la cornisa cantábrica, los cuales recorrió durante muchos meses. Leí la noticia (que es de 2009) en el periódico asturiano LNE, que os enlazo. Creo que el libro no se ha publicado en España, al menos eso creo porque no lo conseguí encontrar en la red. Una pena.

Anuncios

Un pensamiento en ““La mujer del faro”, de Ann Rosman.

  1. Pingback: El blog de Bengt Garsell. | Faros de Galicia

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s