Faro de Fisterra.

Faro de Fisterra.

¡Qué difícil es empezar a hablar de un faro tan mítico como este, tan rodeado de historia y de leyendas, el lugar más visitado de Galicia después de la Catedral de Santiago! Podría decirse que Fisterra marca el confín da Costa da Morte, y que a partir de aquí empezarían as Rías Baixas. Durante muchísimo tiempo fue considerado el cabo gallego más occidental, aunque quien realmente se merece el título es el de Touriñán (y vaya de paso desde aquí mi pequeña reivindicación por este medio olvidado, magnífico y tormentoso lugar).

Torre.

El edificio actual se inauguró en 1853; fue construido en lo que se conoce como la época dorada de los faros, debido a que en todo el mundo civilizado se estaban edificando muchos otros. Es el más antiguo da Costa da Morte, pero la idea inicial de la Comisión Especial de Faros en 1847 era levantarlo en cabo Touriñán, y, junto al de la islas Sisargas, iluminar toda la costa comprendida entre ambos puntos. Finalmente el faro terminó en Finisterre, y el de Touriñán se dejó para unos cuantos años más adelante. Una historia muy curiosa e interesante, además de poco conocida, que agradezco me hicieran llegar. Es un faro de primer orden, su luz es blanca, y desde el año 1931 está electrificado. La torre, de 17 metros de altura, es octogonal. Su alcance en la actualidad es de unas 23 millas.

Debido a la habitual niebla de los temporales, en 1888 se construyó un edificio anexo al faro, la sirena, a la que se conoce popularmente como a vaca de Fisterra, para avisar a los navegantes de los peligros que les acechaban; y si pincháis en el enlace que está justo encima podréis escuchar una grabación de Carlos de Hita, donde se puede disfrutar de su mugido, además de otros sonidos del entorno del faro. ¡Un registro increíble!

Torreón.

Increíbles paisajes.

La primera vez que visité el faro fue en el año 1999, y aún recuerdo el impacto que me produjo circular por aquella (para mí) mítica carretera al borde del mar. Desde entonces he vuelto a recorrerla al menos en cinco ocasiones, y siempre con la misma sensación de entusiasmo. Es muy sencillo llegar hasta el faro: una vez que nos encontramos en la villa de Fisterra (la última vez nosotras llegamos desde Corcubión) sólo hay que adentrarse aún más en la lengua de tierra en que nos encontramos, bordeando el mar hacia el sur durante unos dos kilómetros (podemos ir siguiendo el rosario de peregrinos que se encaminan hacia allí, pero también hay carteles que nos orientan constantemente). Y no es imprescindible ir en coche desde el pueblo, es incluso muy recomendable dar un paseo para poder disfrutar de los espectaculares paisajes. Dicen que incluso, en días claros, es posible ver desde allí la frontera con Portugal.

Hotel El Semáforo.

Después de los mil tenderetes que venden recuerdos del faro, del Camino y de Galicia, (donde, por supuesto, con el tiempo he ido comprando un poco de todo), unos metros antes de llegar al faro nos encontramos con el singular edificio de El Semáforo; construido en 1879, estaba destinado a emitir señales para la Marina, pero hoy en día, después de que lo rehabilitase César Portela, es un pequeño hotel de turismo rural. No he tenido ocasión de alojarme allí, a pesar de lo encantador que imagino tiene que ser dormir tan cerca de un faro y con esas espectaculares vistas; así pues, no puedo dar mi opinión personal. Sin embargo, las reseñas que he leído en la web sobre su relación calidad-precio no son muy lisonjeras.

Cruz.

Desde el faro y mirando hacia el oeste podemos observar a Pedra do Centulo, enorme roca, casi islote, cerca de la cual se hundieron muchos buques. Algunas de las historias que se leen sobre estos naufragios no son muy rigurosas, y es que también circulan muchas leyendas a su alrededor.

El origen de la localidad de Fisterra se pierde en la niebla del tiempo, pero se le menciona en documentos romanos que datan del s. I, donde se habla de cómo el sol se precipitaba en el mar mientras una llamarada salía de las aguas. Se creyó que el sol se apagaba, y que más allá no había nada (non plus ultra), excepto monstruos y oscuridad; allí los romanos encontraron el Ara Solis, un altar donde los antiguos pobladores adoraban al sol. Realmente, Fisterra está rodeada de leyendas paganas, religiosas y marítimas que se conservan gracias a la memoria de sus gentes. En cualquier caso, parece seguro que allí, en lo alto del Monte Facho, antiguamente se encendían fuegos para guiar a los barcos.

Faro.

Escultura en bronce.

Según la tradición, una vez finalizado el Camino De Santiago y haber abrazado al Apóstol, hay que recorrer los 98 kilómetros que nos separan de Finis Terrae y  realizar ciertos ritos para llegar a la purificación espiritual: limpiar el cuerpo y el polvo del camino bañándose en la playa da Langosteira; quemar las ropas para deshacerse de todo lo material que nos lastra en el comienzo de una nueva vida sin pecado (es costumbre hacerlo al lado de esta bota de bronce situada detrás del faro); y ver la puesta de sol como símbolo de la resurrección del alma.

Puesta de sol.

Es casi imperdonable marcharse de Fisterra sin haberla disfrutado al menos una vez en la vida; la gente se agrupa en las rocas (bien abrigados, eso sí) y espera hasta que el mar engulle el sol, para así emular a los antiguos romanos e intuir lo que pudieron haber sentido al creer que el astro desaparecía para siempre. Al menos así lo hice yo…

Un placer y hasta pronto.

atardecer

6 pensamientos en “Faro de Fisterra.

  1. Pingback: DE TOUR POR FISTERRA – Aspadex

  2. Pingback: Más allá de la catedral, el fin del mundo | Camino de Santiago

  3. Pingback: Lonja de Fisterra, marisco de costa da morte | Blog de fresco y del mar

  4. Pingback: ¿Cuántos faros tenemos en Galicia? | Faros de Galicia

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s