Faro da Illa de Rúa (Ribeira). ¡Sí, sí, sí! (y con vídeo incluído).

isla de Rúa

Tenéis que entender esta efusividad en el título: llevo AÑOS intentando ir a esta isla, desde que oí a mi primo Martín hablar de ella por primera vez. Una isla apartada, apenas visitada, que parece abandonada a su suerte, y, sin embargo, con un faro magnífico aún en funcionamiento, que semeja una roca emergiendo de entre las demás rocas.

agua cristalina

Pues después de dar muchas vueltas, preguntar aquí y allá, mirar si era posible y asequible alquilar una embarcación o arrimarnos a alguien que la tuviese, por fin este verano mis primos Adrián y Martín (grandes navegantes en trainera de las rías gallegas, por cierto) consiguieron una zodiac en préstamo.

llegando

Y allá nos lanzamos a la aventura de atravesar la ría de Arousa. Porque, aunque la isla un poquito más cercaestá aproximadamente a unos 4 km enfrente de Ribeira, nosotros salimos desde A Pobra do Caramiñal; porque nos gustan los retos (bueno, y porque la zodiac estaba guardada en una nave en ese puerto). Y como llevábamos el viento en contra, había cierto oleaje que nos impedía avanzar, y la subida de la marea también nos perjudicaba, debimos de tardar como una media hora en llegar hasta la isla. Eso sin contar los dos o tres minutos que fingimos estar tomando el sol para que el barco de la Guardia Civil no se fijase en nosotros; y la paradita para fotografiar la baliza de Ostreira.

linterna

En fin, que por fin arribamos a la isla, amarramos el bote y escalamos el pequeño muelle para dirigirnos al faro. ¡Qué isla tan maravillosa! Es pequeña, con una superficie de unas cuatro hectáreas. Y enteramente rocosa; incluso bajo ella, en el fondo del mar, también se encuentran rocas y rocas amontonadas formando cuevas, pasadizos y grietas.

rocas1

rocas2Me encantó el transparente color de sus aguas, y el tamaño y la forma de sus rocas inmensas, muchas cubiertas de liquen amarillo, al igual que parte del faro. Había gaviotas y también cormoranes, que empezaron a volar y a chillar asustadas por nuestra presencia, creyendo que robaríamos sus huevos. Fuimos saltando de roca en roca, explorándolo todo, disfrutando de la soledad y del ruido del mar.

liquen amarillo

El faro de Rúa llegó después de los  Sálvora e Illa de Arousa, y se consideró de gran interés para la ría  por la amplitud de la misma, por los bulliciosos puertos de Ribeira, Pobra, Vilagarcía, Carril y Cambados, y por los escollos y bajos que salpican sus fondos, además del peligro del propio islote, claro.

esquina

El proyecto lo empezó en 1860 el ingeniero José Elduayen Gorriti, pero ciertas discrepancias en torno a la posición de la torre y la distribución de los espacios (calificados incluso de “inhumanos”), hicieron que el proyecto lo rematase Ángel García del Hoyo en 1862. Ocurrió lo mismo con el faro de Ons, proyectado en fechas similares. Y es que se dice que Elduayen estaba más volcado en su carrera política que en su trabajo de ingeniero. Así, pues, García del Hoyo acabó los dos faros con el resultado de que ambos eran gemelos: misma torre e igual distribución. Se empezó a construir en 1865 y fue encendido por primera vez el 18 de marzo de 1869 (los temporales y la dificultad para llevar los materiales hasta la isla retrasaron bastante los trabajos).

La torre, de mampostería, tiene una altura de 14 metros, lo cual eleva a su luz a 26 metros sobre el nivel del mar. En la segunda década del siglo XX se le instaló la óptica y linterna retiradas del faro de la isla de Sálvora, y con unos nuevos mecanismos de pantallas giratorias cambió así la apariencia de su luz.

escalinata

Pero más tarde, en los años 20, se le colocó un fanal, comprado para Pombeiriño, para mejorar la intensidad de su luz; y se aprovechó el aparato óptico que le acababan de retirar al faro de Illa de Arousa; sin embargo, no se obtuvo el resultado esperado, así que le instalaron el fanal de Tenlo Chico. Aquí no se tiraba nada.

a contraluz

Tras estas reformas, al automatizarse el faro se suprimió el personal. Al quedar deshabitado se tapiaron las ventanas, como podéis ver en la foto de arriba, imagino que para evitar vandalismos.  Se electrificó mediante paneles solares en 1993. En la actualidad su luz, blanca y roja, tiene un alcance de 12 millas, y depende de la Autoridad Portuaria de Vilagarcía de Arousa.

Adrian

Martin

Y poco a poco y con mucha pena volvimos a tierra firme. El mar estaba ya más tranquilo, la marea nos acompañaba y el viento había calmado. Al llegar a la zona de las bateas nos detuvimos un rato porque Adrián quería bucear para probar su cámara deportiva.

Y lo prometido en el título es deuda: aquí os dejo el vídeo que grabó mi primo Adrián con su súper cámara. Quedó muy chulo, como todos los vídeos que cuelga en su canal; tiene uno en las piscinas naturales del río Pedras que me encanta.¡Echadle un ojo!

4 pensamientos en “Faro da Illa de Rúa (Ribeira). ¡Sí, sí, sí! (y con vídeo incluído).

  1. hola! me muero de ganas de ir me gustaría saber si hay alguna forma ya establecida para llegr a la isla???

    • Hola, Cristina, lamentablemente no. Las visitas organizadas son a las islas más grandes: Sálvora, Ons… Esta es un “pedacito de roca” y deben pensar que no vale la pena ¡y tiene mucho encanto! Para visitarla tiene que acercarte un alma generosa en su barco o lancha particular. También alquilan zodiacs en el puerto de A Pobra, podría ser una opción interesante. ¡Suerte!

  2. Pingback: ¿Cuántos faros tenemos en Galicia? | Faros de Galicia

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s