Feliz sexto cumpleaños.

2017 está siendo un año intenso y de mucha actividad personal y profesional. Comenzó mal, con la muy triste pérdida de una amiga que me acompañó en aventuras como la maternidad o la blogosferaLuego llegó a nuestra gran familia un pequeñajo que en vez de un pan bajo el brazo nos trajo un cesto de sonrisas. Y mi casa se puso patas arriba con la presencia de la traviesa Wendy. Me surgió la oportunidad (¡y siempre hay que pillarlas al vuelo!) de conocer Londres y Alemania en dos fantásticos viajes llenos de anécdotas. Laboralmente ha sido también un año de alboroto y cambios, de más carga de trabajo que tuve que compaginar (con mucha ayuda de la familia, menos mal) con oportunidades de aprendizaje tan laboriosas como interesantes. Y en verano estuve colaborando con RadioCoruña para dar a conocer rutas fareras y festeiras por Galicia, lo cual me hizo repasar historias que ya tenía un poco olvidadas; fue una tarea afanosa, grata y llena de nostalgia.

Por otro lado he tenido que despedir a mi viejo pc (y también algunos archivos, snif) y dar la bienvenida a un estupendo portátil que me permite escribir cómodamente desde cualquier lugar (aunque no consiga sacar muchos ratos para hacerlo, pero bueno). Como también guardo tiempo para ver a mis amigos del alma, leer todo lo que puedo (mi lista de libros pendientes darían para varias vidas) y estar al día en mis series y películas favoritas, la verdad es que este año no trabajé tanto en el blog como me hubiera gustado. Y eso que he seguido visitando faros (algunos por primera vez), recibiendo fotos de gente que se acuerda de mí cuando ve un faro en sus viajes, reseñas de películas y libros ambientados en faros, noticias de actualidad que comentaré pronto… en fin, que el mundo de los faros no para y ahora que creo que se avecina una época más tranquila espero continuar con entusiasmo y diligencia.

Gracias de verdad a todos los que fielmente seguís a mi lado a pesar de los pesares. ¡Vamos a por otro año!

Anuncios

Quinto cumpleaños del blog.

5º cumpleaños¡Cinco años, ya, recórcholis! Cómo pasa el tiempo… Y en realidad no es tanto, porque llevo ya muchos más persiguiendo faros que escribiendo sobre ellos; hasta se pierde en mi memoria el origen de este empeño. Me gusta recordar que todo empezó con una carrera con mi mejor amiga Susana por ver quién era la primera en leerse completa la colección de Los Cinco (de Enid Blyton). Para quienes no la hayáis leído, cuenta las aventuras de cuatro primos y un perro, a quienes los misterios se les acumulaban cada vez que tenían vacaciones escolares. La mayoría de los libros estaban ambientados a orillas del mar, y los barcos, los viejos pescadores, las islas y demás salpicaban cada capítulo. Y, por supuesto, los faros. En uno de ellos en particular, “Los cinco en las rocas del Diablo” un faro es el protagonista de la historia. En fin, que desde que tuve mi primera cámara de fotos buena (una estupenda Canon EOS-300 analógica que aún guardo, faltaría más) las fotos de faros empezaron a acumularse en mis álbumes y discos duros. Un curso sobre redes sociales en general y wordpress en particular de mi compañera Catuxa me abrió las puertas a un mundo de posibilidades hasta entonces desconocido que me llevó a empezar con este blog un día tal como hoy de 2011. Y el resto de la historia ya la conocéis: muchos viajes, muchas aventuras y muchos amigos nuevos. Gracias a todos por seguir ahí.

P.D.: si queréis saber quién acabó de leerse antes todos los libros de Los Cinco tendréis que quedaros con la duda. ¡A día de hoy Susana y yo no nos hemos puesto de acuerdo! Cada una de nosotras está segurísima de haber sido la primera.

Cumpleaños feliz, ¡y ya llevamos cuatro!

Cuarto cumpleañosNo, no me he olvidado del blog, ni de los faros ni de vosotros que me leéis con tanto cariño. Aquí sigo, abrumada aún por mil obligaciones laborales, profesionales y personales, en un año que ha sido intenso, bonito pero también triste por gente buena que se fue. Preparándome, más despacio de lo que me gustaría, para volver a escribir sobre faros y publicar algo muy especial para la vuelta al ruedo. Aún rodeada de cajas de mudanza (veo seis desde donde escribo ahora mismo, una mesa bajita y provisional que espero cambiar pronto) pero ya tan adaptada que parece que llevo aquí toda mi vida (a falta de algunas cortinas que me aporten algo más de intimidad). Y me considero una chica tan afortunada por tantas cosas, que creo que todos los días deberíamos celebrar algo: que está lloviendo o que ha salido el sol; que tengo el día libre o que estoy cargada de trabajo; que la casa está en silencio y puedo concentrarme o que está llena de ruido porque me han visitado la familia o amigos. Y al recordar que el blog está de cumple busqué mi caja de velas, la encontré a la primera (en una caja de mudanzas) y al levantar la tapa por una esquina sobresale la del número 4. Y para más casualidad tengo unos pasteles en la nevera, obsequio de mi hermana pequeña, y aún conservo uno de mis favoritos. ¿Acaso no es hoy mi día de suerte? Pues vamos a celebrarlo  por todo lo alto, que mañana Dios dirá. ¡Un fuerte abrazo virtual y hasta pronto! Gracias por seguir ahí.

Un breve paréntesis.

velero

Breve paréntesis.

¡Saludo a navegantes! He de anunciaros que se me presentan por delante unos meses ajetreados, y debo tomarme un breve descanso en muchas cosas. Todo es debido a buenas causas: una Primera Comunión, una mudanza y la boda de mi hermana pequeña me van a tener muy ocupada este verano. No voy a abandonar el blog ni mucho menos, pero tendré poco tiempo para viajar, y menos para investigar y escribir. Durante este tiempo publicaré algunas reseñas sobre libros y artistas que ya tengo medio hechas, pero muy poco a poco. Y os leeré y contestaré si me escribís, faltaría más (aunque sé que en ocasiones tardo algo en hacerlo). Y en otoño volveré a arrancar con muchas ganas y las pilas cargadas. ¡Hasta entonces, feliz verano!

Conóceme un poco mejor: cómo organizo una excursión a un faro.

Como en alguna ocasión me han preguntado cómo organizo mis excursiones, si son improvisadas, si sigo algún orden en particular, cómo las preparo, etc, hoy se me ocurrió contároslo para que me conozcáis un poquito más y de paso por si le sirviese a alguien para algo (hay gente muy rara por el mundo…).

Lo primero que tengo que decir es que tengo una lista de faros que deseo visitar; como dicen los modernos: una wish-list:

Por ejemplo.

Por ejemplo.

Para decidir qué faro voy a visitar tengo en cuenta cuál será mi punto de partida: si salgo de Coruña iré probablemente a los de la provincia de Lugo o Coruña. Para visitar un faro pontevedrés lo haré cuando esté en Boiro o en Vigo.

Entonces escojo el día que voy a ir, y para ello tengo en cuenta el tiempo meteorológico, las agendas de las personas que me acompañarán y por supuesto que no me toque trabajar ese día. Prefiero ir un sábado que un domingo, así puedo volver más tarde y al día siguiente dormir un poco más y aún tengo un rato para descargar y seleccionar las fotos.

Empieza entonces la fase de documentación: investigar que otros faros, balizas, enfilaciones y luces de puerto se encuentran cercanas al faro que voy a visitar; así aprovecho bien el viaje. Pero también busco otros sitios interesantes en la comarca: castillos, castros, monasterios, zonas naturales, miradores… Hay que pensar un poco en quienes te acompañan en tu periplo. Y hay qué decidir dónde vamos a comer, si en un mesón o al aire libre (en caso de emergencia el coche también es una opción muy válida). Preparo entonces un mapa donde voy marcando todas las visitas que nos apetece realizar. También calculo las distancias y el tiempo que nos llevará ir de un sitio a otro, y así me hago una idea realista sobre a qué hora hay que salir de casa. Es importante saber cuándo se pondrá el sol, de noche las fotos no me quedan tan bien.

Preparo entonces el material que voy a llevar, ¡para esto también son imprescindibles las listas! así no me olvido nada en casa (casi nunca…):

La mochila de Marta.

La mochila de Marta.

Y sólo queda preparar el coche: vaciar el maletero de cacharrería innecesaria (véase patinete, sillita para cuando llevo niños invitados, bolsa con ropa para regalar a las amigas por si me las encuentro de paseo, tabla de surf, hasta una guitarra llevé días atrás – y eso que siempre quise tocar el piano-…), llenar el depósito, comprobar que tenga líquido limpiaparabrisas, etcétera. No queremos sorpresas en el camino. ¡Y a dormir! que se conduce mejor cuando uno está descansado.

Tercer cumpleaños del blog.

Tercer cumpleañosHoy estoy de celebración. Mejor dicho, ESTAMOS DE CELEBRACIÓN. Porque a vuestro lado, en vuestra compañía, en cada paso que he ido dando, este blog ha cumplido 3 hermosos años. Y espero seguiros viendo, escuchando y leyendo otros muchos más. Y que sigamos viajando juntos de forma real o imaginaria. Porque, cada vez que planeo una nueva excursión y al fin la realizo, a veces me parece oíros dándome consejos o recordándome detalles o diciéndome “¡qué gran foto!” ó “no, repítela desde otro lado, que se vea el faro más imponente“. Así que, cuando dentro de un ratillo me tome este cupcake, me acordaré de todos vosotros de la forma más dulce posible. ¡Gracias por seguir a mi lado!