“La isla del aire”, Alejandro Palomas.

Alejandro Palomas ha sido todo un descubrimiento para mí a raíz de la lectura de “Un hijo“, obra que recibió en 2016 el Premio Nacional de Literatura Infantil y Juvenil. La historia me emocionó hasta el punto de que en el mismo instante en que la terminé volví a abrirlo por la primera página para releerlo, y disfrutar de los pequeños detalles que ahora sí comprendía. Después llegó “El secreto de los Hoffman” (de 2008), novela con olor a salitre que yo quise imaginar ambientada en Galicia; y por último “La isla del aire” (novela anterior, de 2005). Quizás éste sea el que menos me gustó de los tres. En ellos, el autor da voz a todos los personajes, en un esfuerzo por que conozcamos la historia y psicología de cada uno. En mi opinión lo consigue exitosamente.

En “La isla del aire” nos encontramos a cinco mujeres de la misma familia (los hombres aquí apenas tienen voz), todas ellas enfermas física o espiritualmente. La abuela decide obligarlas a realizar una pequeña excursión a la cercana isla del Aire en un intento de curar viejas heridas. La isla se encuentra dominada por un faro, una especie de dedo acusador que las obligará a confesarse pecados del pasado (y algunos más cercanos) para intentar seguir adelante con sus vidas.

Quizás no me gustado tanto debido al personaje de la abuela, no acabo de comprender si sus intenciones con la familia son buenas o no, si es egoísta o no ha sabido tomar decisiones de otra forma. Y también me parece difícil conseguir que las personas lleguen a hablar de forma tan profunda, sincera y desgarradora como ellas lo hacen. Pero a pesar de no llegármelo a creer del todo creo que como ficción es muy buena y su lectura me ha enganchado.

“Laura y el misterio de la Isla de las Gaviotas”, de Javier Holgado y Carlos Vila.

lauraLa historia comienza en 1984: una joven ornitóloga vive en un viejo faro en desuso, en una isla, una roca sin vegetación, donde sólo hay otro edificio: un pequeño hotel. Nuestra amiga, Susana, después de semanas de sentirse vigilada y encontrar sus pertenencias desordenadas o rotas, descubre algo que decide revelar a la policía, pero alguien se lo impedirá. Consigue poner en marcha el viejo faro para emitir una señal de auxilio, pero la ayuda no llega a tiempo.

Veinte años después Emilia, una joven empresaria que acaba de perder su hotelito rural en un incendio, recibe un legado millonario. Con él compra la isla llevada por el misterioso impulso de haber soñado con ella muchas noches sin haberla visto jamás. Varios personajes coinciden allí los primeros días: un ex-presidiario, una ladrona de arte, un prometedor político, una ricachona malhumorada, un afamado neurólogo, un buscador profesional de fenómenos del más allá, un cocinero con tendencias suicidas y nuestra protagonista, Laura: una policía de luna de miel y que ha sufrido el peor día de boda en toda la historia de las bodas. Y mientras todos ellos quedan aislados por una tormenta y los huéspedes empiezan a ser asesinados, en Madrid otro crimen trae de cabeza a una policía novata pero muy concienzuda.

Este libro aprovechó el tirón de la serie televisiva “Los misterios de Laura” para contar cómo comenzó todo. La novela me pareció ágil y divertida, la protagonista es algo patosa y cae bien. Y aunque el final me pareció un poco traído por los pelos, la verdad es que me enganchó y me lo leí en tres días. Después de eso me animé a ver la serie en la web de RTVE; abajo os dejo el enlace por si os apetece. A mí me gustó mucho.

 laura2