“Faros: luces del norte”, libro de Julio Herrera.

¡Precioso libro sobre faros que ha pasado por mis manos! El fotógrafo asturiano Julio Herrera publica un nuevo libro (y ya van más de doce) con su maravilloso trabajo, centrado en esta ocasión en faros gallegos, asturianos, cántabros y vascos. Son fotografías obtenidas con mucha paciencia y buscando bien el mejor encuadre.

Dice Julio en el prólogo dos cosas que me han llegado: que lleva años persiguiendo faros con su cámara por todo el mundo, buscando el momento en que su luz “llega a transformar su entorno en lugares de leyenda“. Y que cada faro tiene su propia personalidad (“los hay románticos, sobrios, barrocos, recios, tristes, fantásticos, solitarios, delicados…”) y hay que saber mirarlos para descubrirla. Pues ¿sabéis? me gusta mucho su mirada. Mucho.

Día de los Abuelos.

Hoy es 26 de julio y se celebra el Día de los Abuelos, así que toca compartir alguna de las fotos más personales que tengo de mis visitas a los faros para homenajear a los abuelos de mi hija. Que siempre se apuntan a un bombardeo, a subir o bajar acantilados, a contar historias o a hacer una tortilla para comer en cualquier parte. ¡Felicidades, abuelos!

“Breve atlas de los faros del fin del mundo”, José Luis González Macías.

Anduve detrás de este libro un par de semanas para hacerme un regalo por el 23 de abril, pero no lo encontré y finalmente lo conseguí en la biblioteca. El autor se presenta de buenas a primeras como un impostor, un hombre de secano, de interior, dedicado profesionalmente al diseño y por cuyas manos han pasado proyectos como el de Nubeteca de la Diputación de Badajoz, que conozco gracias a mi bibliotecario extremeño de cabecera, José Antonio Teodoro Leva. Y es que el mundo es un pañuelo.

José Luis nos cuenta en el prólogo que es un enamorado de los faros, de las ilustraciones y de los mapas. Y de esa combinación de afectos no podía surgir otra cosa que un libro tan bonito como éste. Bonito por fuera y por dentro también. Que nos habla de faros desperdigados por los cinco continentes, de los fareros que los cuidaron y de las increíbles historias (y alguna leyenda) que los rodean. De faros construidos y transportados por piezas a la otra punta del mundo; de faros que siguen operativos y de otros que se derrumban lenta e irremediablemente; faros ubicados en lugares tan extremos que sus escasos habitantes los han abandonado, o en lugares con nombres tan elocuentes como Guardafui (mira y huye). Lugares con nombres románticos, evocadores o exóticos, donde ocurren sucesos extraños, a veces sin explicación, desapariciones y desgraciados accidentes. Faros y fareros al límite. Como el farero ciego de Svyatonossky [en Rusia] o el de Eddystone [Reino Unido] que con 94 años sobrevivió doce días tras tragarse un trozo de plomo fundido mientras sofocaba un incendio en su faro. Y fareras, que José Luis no las olvida: en Rhode Island [EE.UU.] sirvió Ida Lewis, que dedicó toda su vida al faro de Lime Rock. O Grace Darling, una heroína en el faro de Longstone en las islas Farne [Reino Unido], una mujer que cuenta incluso con museo propio. Y Abbie Burgess, valiente hija y esposa de fareros en Matinicus Rock , Maine [EE.UU.].

En fin, más que un libro sobre faros es un regalo, casi un objeto de coleccionista, y que se completa con los mapas y dibujos que el mismo autor ha realizado. Merece ser leído bien despacio. Enhorabuena al autor.

“Keepers, el misterio del faro”, película de Kristoffer Nyholm.

Acabo de ver esta inquietante película del año 2018, donde trabaja uno de mis actores favoritos, Gerard Butler. El director intenta dar una posible explicación a lo que pudo pasar en diciembre de 1900 en el faro del islote de Eilan Mor [islas Flannan, Escocia], cuando los tres fareros que lo atendían desaparecieron para siempre. El faro se apagó el 15 de diciembre de ese año por causas que se desconocen, pero hasta 11 días después ningún barco pudo arribar debido al estado de la mar. Al llegar allí no encontraron explicación a la desaparición de los tres hombres; una silla tirada, comida en la mesa, un abrigo, solo uno, colgado en el perchero… La última anotación en su diario era del 15 de diciembre y no señalaba nada extraordinario.

La película nos muestra una relación correcta y cordial entre ellos, la vida sencilla que llevaban allí y las difíciles condiciones de trabajo en la isla. Las cosas empiezan a cambiar cuando una mañana descubren que el mar ha arrojado a la isla un bote de remos y un cadáver. A partir de ahí se encadenan malas decisiones con circunstancias imprevistas. La codicia, la desconfianza, el miedo, el intentar hacer las cosas lo mejor posible para todos… todo contribuye a crear un ambiente de terror y desesperación absoluta.

Espero que la disfrutéis mucho. A mí me gustó más que la de “El faro“, con Willem Dafoe y Pattinson, que además de angustiosa me resultó un tanto paranoica y muy perturbadora.

Nuevo libro sobre faros de Félix González Muñiz.

Tras la publicación de “Faros del mar Cantábrico” y “Faros de Asturias” ahora Félix González Muñiz, fotógrafo náutico, publica “Faros de Galicia: casas de luz“, una selección de sus mejores fotografías de los faros gallegos desde Illa Pancha hasta cabo Silleiro. Un trabajo que imagino le habrá llevado muchos meses, quizá años, reunir. Las fotos vienen acompañadas por los textos de José Manuel Díaz, capitán de la Marina Mercante además de filólogo (curiosa combinación).

Las fotografías que os comparto son impresionantes, como podéis apreciar. Cuatro faros emblemáticos, Cíes, Fisterra y Robaleira – Cabo Home, fotografiados desde el aire para apreciar plenamente el entorno que les rodea. Una visión privilegiada de estas construcciones que normalmente no podemos disfrutar así como así. Si queréis ver éste y otros libros o haceros con alguno de ellos, no dejéis de visitar su página web. Espero que os emocionen tanto como a mí.