Faro del islote de Anxuela (San Cibrao).

DIQUE DE ABRIGOContinuando con el paseo por San Cibrao que comenzamos el 7 de octubre, conocemos hoy la señalización del dique de Anxuela. Fue construido en 1955, y protege y cierra la playa de O Torno. La señalización es verde y mide 6 metros de altura. Su luz alcanza las 3 MN y es también de color verde.

Anxuela

Desde esta hermosa playa lo primero que me llamó la atención fue una escultura, la de la Maruxaina. Con la marea alta, la sirena Maruxaina parece nadar entre las olas. Según dice la leyenda, la Maruxaina vivía en una isla cerca de os Farallóns, en un palacio debajo del mar. Cuando se desataba una tormenta, salía a la superficie para cantar o tocar un cuerno, según algunos marineros para atraerles a las rocas y hacerles naufragar; pero hay quien cree que lo hacía para avisarles del peligro que se aproximaba.Maruxaina

Todos los años, el segundo sábado de agosto, hay una celebración muy popular a su alrededor: después de todo un día de fiesta, al llegar la noche se apagan todas las luces del pueblo; los vecinos bajan a la playa, donde la Maruxaina llegará en barca desde Os Farallóns entre sonidos de cuernos. Allí será juzgada y los vecinos deben decidir si la indultan o la condenan. Después del veredicto se celebrará una gran fiesta hasta el amanecer.

Además de pasear por la playa y visitar el faro de Punta Atalaia, os recomiendo visitar el Museo Provincial del Mar, un sitio realmente chulo con toda clase de instrumentos de pesca y navegación, además de piezas de interés biológico. Fue abierto gracias a la pasión coleccionista de un maestro de escuela, Francisco Rivera Casás. La entrada es gratuita.

Playa de Cubelas

En la otra playa de San Cibrao, Cubelas, destacan los restos de una fábrica de salazones conocida como o castelo marino.

Para quien quiera tener información más exhaustiva sobre el pueblo de San Cibrao, encontré un documento muy interesante sobre su historia escrito por Emilio Xosé Ínsua: O porto de San Cibrao (Cervo) ao longo da historia.

¡Hasta pronto!

Faro de las Islas Sisargas, un poco más cerca.

camino a las SisargasDesde que tengo mi nueva cámara de fotos con su maravilloso objetivo, una de las visitas que estaba deseando repetir era al cabo de San Hadrián para fotografiar el faro de las Islas Sisargas (deseo sólo superado por el de pisarlas con mi propio pie, claro está…) Así, pues, en nuestra última excursión a Caión nos acercamos hasta allí aprovechando las últimas horas de luz del día. Un día frío y nublado como bien se ve. ¡Pero la excursión mereció mucho la pena!

San HadriánY, aprovechando la visita, decidí investigar un poco más sobre estas islas y su faro; supe así que unas ruinas en el sureste de la Sisarga Grande parecen ser de una capilla destruida por el pirata Francis Drake en 1589. Supe también que se vio como muy necesaria la construcción de su faro, por el peligro de las islas para los navegantes, los numerosos naufragios que acontecieron allí en el siglo XVIII, y que junto con el faro de cabo Vilán iluminaría la costa entre A Coruña y Fisterra, un arco de costa muy amplio.

Los cuatro edificiosLo que no parece muy clara es la autoría del proyecto: mientras que un experto en la materia como Sánchez Terry se la adjudica al ingeniero Celedonio de Uribe, éste no lo menciona entre sus obras, y además guarda muchas diferencias con otros faros suyos. Sea como fuere, al faro se le dotó de un aparato de cuarto orden con luz blanca fija variada por destellos rojos, se le edificó una robusta torre de 4 metros de lado y poco más de 7 de alto, y se inauguró el 29 de julio de 1853 (día de Santa Marta, por cierto). Se construyó también un horno, y poco después un pequeño embarcadero.

faro actuak y sirenaA  principios del siglo XX, considerándose insuficiente su alcance, se decidió cambiarlo a un aparato de segundo orden, lo cual implicaba reformas importantísimas en en la forma de la torre, en el cambio de linterna y en la cúpula. Pero el tema se retrasó durante años a causa de una guerra de precios, y mientras se solucionaba decidieron levantar un faro provisional a 170 metros de distancia con la misma linterna del primero.

primer plano del faro actualSolucionados todos los problemas, terminó la reforma y el flamante faro se alumbró en 1915. Tenía ahora un alcance de 23 millas, mientras que el anterior sólo era visible a unas 11. La apariencia de su luz pasó a ser blanca. El faro provisional se abandonó a su suerte y quedó allí, arruinándose poco a poco. A finales de los años 70 se aprobaron nuevas obras para mejorar la vida de los fareros en la isla, y la historia de las mismas me fue contada amablemente por Francisco hace unos meses.

La sirenaAl oeste del faro se puede ver este edificio en ruinas: era la sirena, que empezó a funcionar en 1915 para avisar a los navegantes en días de mucha niebla. Era grande, porque incluía vivienda, patio y almacén. Tenía un sonido de dos segundos de duración (emitido cada quince segundos), pero hoy en día está en desuso.

faro provisional

Faro provisional

Y en la parte este de la Sisarga Grande, cerca de las pequeñas, se ven estas ruinas de la izquierda que supongo serán del faro provisional, que estuvo funcionando durante casi tres años. Era una casita rectangular con una torre octogonal de 4 metros.

Malante y Sisarga Chica

Malante y Sisarga Chica

En fin, muchas historias románticas para unas islas maravillosas pero consideradas un infierno por quienes tuvieron que trabajar allí. Y un magnífico paseo para quienes amamos el mar, las islas y los faros.

El misterio de las Islas Flannan

mapa

Historias y misterios en torno a un faro ubicado en un lugar increíble. Post de Insulae Mundi.

Insulae Mundi

Las islas Flannan hicieron de escenario a un misterioso suceso en el diciembre del 1900, un hecho que ha dado origen a leyendas y que nadie aun ha logrado explicar. Todo empezó el 7 diciembre del 1899 cuando fue encendido por primera vez el faro construido en Eilean Mor, la más grande de las siete islas Flannan, llamadas también Seven Hunters (Siete Cazadores), que forman parte del archipiélago de las Islas Hébridas, en Escocia. En realidad, se trata más de islotes que islas, siendo poco más que grandes rocas emergidas sobre el mar y que se encuentran a gran distancia de las Hébridas.

Las Islas Flannan en el mapaLas Islas Flannan en el mapa

El nombre es debido al obispo irlandés Flannan que en el siglo VI se trasló a vivir de eremita en Eilean Mor, donde edificó una capilla, de la cual todavía quedan restos, y donde se quedó hasta la muerte. A lo largo…

Ver la entrada original 669 palabras más

Faro da Illa de Rúa (Ribeira). ¡Sí, sí, sí! (y con vídeo incluído).

isla de Rúa

Tenéis que entender esta efusividad en el título: llevo AÑOS intentando ir a esta isla, desde que oí a mi primo Martín hablar de ella por primera vez. Una isla apartada, apenas visitada, que parece abandonada a su suerte, y, sin embargo, con un faro magnífico aún en funcionamiento, que semeja una roca emergiendo de entre las demás rocas.

agua cristalina

Pues después de dar muchas vueltas, preguntar aquí y allá, mirar si era posible y asequible alquilar una embarcación o arrimarnos a alguien que la tuviese, por fin este verano mis primos Adrián y Martín (grandes navegantes en trainera de las rías gallegas, por cierto) consiguieron una zodiac en préstamo.

llegando

Y allá nos lanzamos a la aventura de atravesar la ría de Arousa. Porque, aunque la isla un poquito más cercaestá aproximadamente a unos 4 km enfrente de Ribeira, nosotros salimos desde A Pobra do Caramiñal; porque nos gustan los retos (bueno, y porque la zodiac estaba guardada en una nave en ese puerto). Y como llevábamos el viento en contra, había cierto oleaje que nos impedía avanzar, y la subida de la marea también nos perjudicaba, debimos de tardar como una media hora en llegar hasta la isla. Eso sin contar los dos o tres minutos que fingimos estar tomando el sol para que el barco de la Guardia Civil no se fijase en nosotros; y la paradita para fotografiar la baliza de Ostreira.

linterna

En fin, que por fin arribamos a la isla, amarramos el bote y escalamos el pequeño muelle para dirigirnos al faro. ¡Qué isla tan maravillosa! Es pequeña, con una superficie de unas cuatro hectáreas. Y enteramente rocosa; incluso bajo ella, en el fondo del mar, también se encuentran rocas y rocas amontonadas formando cuevas, pasadizos y grietas.

rocas1

rocas2Me encantó el transparente color de sus aguas, y el tamaño y la forma de sus rocas inmensas, muchas cubiertas de liquen amarillo, al igual que parte del faro. Había gaviotas y también cormoranes, que empezaron a volar y a chillar asustadas por nuestra presencia, creyendo que robaríamos sus huevos. Fuimos saltando de roca en roca, explorándolo todo, disfrutando de la soledad y del ruido del mar.

liquen amarillo

El faro de Rúa llegó después de los  Sálvora e Illa de Arousa, y se consideró de gran interés para la ría  por la amplitud de la misma, por los bulliciosos puertos de Ribeira, Pobra, Vilagarcía, Carril y Cambados, y por los escollos y bajos que salpican sus fondos, además del peligro del propio islote, claro.

esquina

El proyecto lo empezó en 1860 el ingeniero José Elduayen Gorriti, pero ciertas discrepancias en torno a la posición de la torre y la distribución de los espacios (calificados incluso de “inhumanos”), hicieron que el proyecto lo rematase Ángel García del Hoyo en 1862. Ocurrió lo mismo con el faro de Ons, proyectado en fechas similares. Y es que se dice que Elduayen estaba más volcado en su carrera política que en su trabajo de ingeniero. Así, pues, García del Hoyo acabó los dos faros con el resultado de que ambos eran gemelos: misma torre e igual distribución. Se empezó a construir en 1865 y fue encendido por primera vez el 18 de marzo de 1869 (los temporales y la dificultad para llevar los materiales hasta la isla retrasaron bastante los trabajos).

La torre, de mampostería, tiene una altura de 14 metros, lo cual eleva a su luz a 26 metros sobre el nivel del mar. En la segunda década del siglo XX se le instaló la óptica y linterna retiradas del faro de la isla de Sálvora, y con unos nuevos mecanismos de pantallas giratorias cambió así la apariencia de su luz.

escalinata

Pero más tarde, en los años 20, se le colocó un fanal, comprado para Pombeiriño, para mejorar la intensidad de su luz; y se aprovechó el aparato óptico que le acababan de retirar al faro de Illa de Arousa; sin embargo, no se obtuvo el resultado esperado, así que le instalaron el fanal de Tenlo Chico. Aquí no se tiraba nada.

a contraluz

Tras estas reformas, al automatizarse el faro se suprimió el personal. Al quedar deshabitado se tapiaron las ventanas, como podéis ver en la foto de arriba, imagino que para evitar vandalismos.  Se electrificó mediante paneles solares en 1993. En la actualidad su luz, blanca y roja, tiene un alcance de 12 millas, y depende de la Autoridad Portuaria de Vilagarcía de Arousa.

Adrian

Martin

Y poco a poco y con mucha pena volvimos a tierra firme. El mar estaba ya más tranquilo, la marea nos acompañaba y el viento había calmado. Al llegar a la zona de las bateas nos detuvimos un rato porque Adrián quería bucear para probar su cámara deportiva.

Y lo prometido en el título es deuda: aquí os dejo el vídeo que grabó mi primo Adrián con su súper cámara. Quedó muy chulo, como todos los vídeos que cuelga en su canal; tiene uno en las piscinas naturales del río Pedras que me encanta.¡Echadle un ojo!

Faro de las Islas Sisargas, de nuevo.

Sisargas1Hoy vuelvo a las  Sisargas en un evocador viaje al pasado. El protagonista de estas fotos es Francisco, y en los años 80 estuvo trabajando en el faro de las Islas Sisargas para llevar hasta allí una línea de teléfono por radio.

Sisargas2En aquella época el faro de las Sisargas era el peor destino entre todos los faros gallegos, e intentaron remediarlo un poco con la construcción de una pista de aterrizaje de helicópteros, el acondicionamiento del embarcadero y el establecimiento de la mencionada línea telefónica.

Sisargas3
Francisco me cuenta que salieron al amanecer de Malpica en un barco pesquero; recuerda todavía los preciosos contrastes del cielo y cómo las gaviotas parecían querer asustarlos con picados muy bajos. Me habla también de lo difícil que fue bajar los aparatos al pequeño muelle, y que había que coordinar el salto con el movimiento de las olas.

Francisco tuvo el privilegio de poder sacar fotos del interior de la óptica del faro, lo más cerca que se puede estar de su esencia, de su alma. El farero le contó que en España sólo quedaban dos faros de gasoil, y el de Sisargas era uno de ellos.

Sisargas4

En esta foto se ve al grupo de hombres que realizó aquel trabajo; Francisco es el segundo por la izquierda. Estoy segura de que aquel día tuvo que ser inolvidable para todos ellos. Estas fotografías son un auténtico tesoro, y que Francisco me las haya querido enviar ha sido como un regalo de Reyes. Desde aquí le envío un cariñoso saludo ¡gracias Francisco!

Faro de A Porta o de punta Canabal o de Príncipe (Islas Cíes).

Faro da Porta.

Aunque hace años que visito las Islas Cíes con cierta frecuencia, los faros eran unas rutas que se me resistían, sobre todo por vagancia, debo confesar. El pensar en patear las islas bajo un sol de justicia, y subir esas escarpadas (pienso yo) pendientes, teniendo a pie de barco esa maravillosa playa de Rodas que invita al descanso y al baño, era algo con lo que no podía. Pero este año se me presentó la ocasión perfecta al encontrarnos al llegar con una niebla que refrescaba bastante el día.

Islas Cíes.

Después de que en la caseta de información nos contasen muy amablemente las distintas rutas que se nos ofrecen, escogí para empezar la que nos llevaba al faro de A Porta, también llamado faro de Punta Canabal o faro do Príncipe. Está situado en el sur de la isla de O Faro, unida a la isla de Monte Agudo por un dique y por la playa de Rodas. El recorrido que nos lleva hasta él es de unos 2 km y medio aproximadamente (¡y luego hay que volver!); nos adentra en la isla durante un tramo y después va pegado a la costa, ofreciendo unas vistas maravillosas y unos rincones preciosos, como veis en las fotos de aquí abajo. Está bien señalizado y es difícil perderse (además es una isla ¿cuánto te puedes alejar?…); y no hay tantas cuestas como pudiera parecer. Por el camino pudimos observar multitud de gaviotas con sus polluelos, que se pasean por la isla sin miedo a nadie. Y también se disfruta desde allí de una vista magnífica de la Isla de San Martiño, la isla del Sur, a la cual sólo es posible ir en barco privado. Y yo no soy tan afortunada…

dique

Isla San Martiño
El faro está datado en el año 1918, según reza una placa situada encima de la puerta. Fue construido por el ingeniero vigués Ramiro Pascual para señalizar el paso da Porta, el estrecho canal situado entre las islas Cíes; tiene 10 metros de altura. Su luz es blanca y su alcance es de 10 millas. Actualmente se alimenta de energía solar.

llegada al faro

Os enlazo un documento de la Xunta de Galicia donde se nos cuenta de forma muy amena la historia de todas las islas que forman el Parque Nacional de las Islas Atlánticas; en concreto sobre las Cíes nos habla de los primeros asentamientos en la Edad del Bronce; del paso de los romanos (quienes laspuerta del faro bautizaron como Islas de los Dioses); de su pertenencia a la Iglesia Católica y cómo resistieron los ataques de suevos y musulmanes, pero en cambio no pudieron con el Gran Olaff ni con el pirata Francis Drake. Luego la llegada del comercio y las conserveras les dio un nuevo impulso, y, cuando esto flojeó, el turismo y la búsqueda de tesoros hundidos las convirtió en objeto de deseo, hasta que se consiguió protegerlas a partir de 1980 declarándolas  Parque Natural.

Bueno, ya sólo me falta conocer otros tres faros en las Cíes. El de la isla de San Martiño va a ser algo complicado, sin medio de locomoción propio. Al faro principal de las Islas le temo un poco, esa cuesta arriba en zigzag impone mucho respeto; pero tiempo al tiempo.

Faro de la isla de Sálvora (Riveira).

Faro Sálvora

AldeaLa isla de Sálvora es de las más desconocidas del Parque Nacional das Illas Atlánticas. Perteneció a la Iglesia hace siglos, fue ocupada por los sarracenos (auque enseguida fueron expulsados de allí) y los vecinos de Carreira la utilizaron para labranza hasta que se instaló una fábrica de salazón de pescado (el actual pazo de Sálvora); desde entonces hubo pleitos entre los vecinos y los ricachones que se querían quedar la isla en exclusiva para su ocio y sus negocios; a principios del siglo XIX algunos vecinos llegaron a formar allí una aldea a cambio de entregar a los amos la mitad de lo que obtenían de su trabajo. Desde 1972 la aldea está abandonada, y en la actualidad la isla pertenece al Ministerio de Medio Ambiente y a la Xunta de Galicia.

pazo

La isla actualmente se puede visitar (sólo en verano, pero hasta hace poco ni siquiera eso) en alguno de los barcos que salen desde Riveira, O Grove o Vilagarcía, por ejemplo; y es una excursión muy apetecible ¡sobre todo si os gustan los faros y las islas tanto como a mí! Nada más llegar allí nos recibió a Serea de Sálvora, Mariña, de quien se dice que fue la madre de los primeros propietarios de la isla, la familia Mariño.

serea

Esta leyenda y muchas otras nos las fue contando el amabilísimo guía que nos acompañó todo el camino. Nos llevó por unos senderos señalizados de los que no se nos permitió salir, para no molestar a los animales y a las plantas, que tienen allí un auténtico paraíso. Entre ellos hay caballos y ciervos, tan bien escondidos que no los pudimos ni ver (aunque el guía nos aseguró haberlos escuchado en alguna ocasión). Todo está muy cuidado y bien protegido, no hay papeleras ni baños públicos (hay que aguantarse hasta volver al barco…)

Torre

Según reza en un cartel allí colocado, el faro primitivo se construyó en 1852; fue suprimido por la reforma del Plan de Alumbrado de 1902, y sus restos parece ser que se utilizaron para adornar la fuente de Santa Catalina (en la misma isla), para un lavadero y para añadir unas torres a un almacén.

El faro actual es de 1921, y se buscó ampliar su ángulo hacia el interior de la ría lo máximo posible. Ese año ocurrió el peor naufragio de la zona: el del vapor Santa Isabel, en el que fallecieron 213 personas; los pocos vecinos de la isla (sobre todo mujeres) que no estaban en Riveira celebrando el Año Nuevo ayudaron en el rescate de los 53 supervivientes. ¡Otra historia de valor y solidaridad del pueblo gallego! Os enlazo un vídeo de la Televisión de Galicia con un pequeño reportaje de 7 minutos sobre esta historia.

El faro depende de la Autoridad Portuaria de Vilagarcía de Arousa; está habitado por dos fareros (un hombre y una mujer, actualmente) que se turnan para cubrir los 12 meses del año. La torre es octogonal, cubierta de azulejos blancos y con una franja roja; su luz es blanca y alcanza las 21 millas. El edifico anexo tiene forma de U y dispone de varios paneles solares. No es posible acercarse mucho puesto que una verja lo rodea completamente, pero lo que vi me pareció un tanto descuidado; como podéis ver por las fotos, me dio la sensación de que lo estaban acondicionando.

faro al completo

Nada más inaugurarlo hubo que demoler toneladas de rocas que interrumpían el haz de luz. En realidad la isla es pura roca, y está rodeada también de islotes pedregosos que dificultan la navegación. Varias leyendas aseguran que cada una de esas piedras es alguno de los guerreros que intentaron invadir Galicia en los tiempos en que los oestrymnios habitaban estas tierras (un pueblo anterior a los celtas), y que fueron encantados para evitar sus propósitos.

rocas

islotesPero de todas las historias y leyendas que escuché y leí sobre Sálvora la que más me gustó fue “Na noite estrelecida“, (“En la noche estrellada”) de Ramón Cabanillas,  publicada en 1926. El autor hace una versión libre de los mitos artúricos (¡una de mis grandísimas debilidades!) excaliburmezclándolos con elementos celtas, y ubica en Galicia los principales hechos de las leyendas del rey Arturo y sus caballeros. Está formada por tres partes; en la primera, “A espada Escalibor”, sitúa la isla de Sálvora como el lugar donde aparece esta mítica espada y de donde sólo Arturo conseguirá arrancarla. Después será O Cebreiro donde Galahaz encuentre el Santo Grial; y, finalmente, en algún recóndito lugar de Galicia duerme el rey Arturo esperando ser despertado de su sueño. Ya me gustaría a mí estar allí cuando despierte…